Recursos en Línea

Método Montessori

El Método de Educación Montessori es el más completo que existe, ya que abarca desde el nacimiento hasta la universidad. Cuenta con casi 100 años de experiencia en el mundo, y es una educación que prepara al niño para la vida. Le mostrará cómo ser independiente, seguro en sí mismo, íntegro, feliz y respetuoso dentro de su medio ambiente y de sus semejantes.

El método Montessori es un método educativo cuyas principales características son:

  • Respeto al ritmo individual de cada niño
  • Libertad de elección (tanto de la actividad a escoger como de la duración)
  • Libertad de movimiento
  • Aprendizaje por medio de la experiencia
  • Autocorrección
  • Fomento de la autonomía y la independencia tanto física como psíquica.
  • Preparación del adulto y del ambiente.

PRINCIPIOS BÁSICOS DEL MÉTODO MONTESSORI

LA MENTE ABSORBENTE

Según el método Montessori, la mente absorbente es una de las principales características del niño, que absorbe de forma natural y progresiva todo lo que le rodea de una forma no selectiva y espontánea.

“Nosotros (los adultos) adquirimos los conocimientos con nuestra inteligencia, mientras que el niño los absorbe con su vida psíquica” La mente absorbente, de Maria Montessori.

Todas las experiencias vividas por el niño son absorbidas por su vida física y psíquica y le sirven para autoconstruirse. Los niños aprenden todo desde su nacimiento simplemente viviendo, y se forman en base a estas experiencias.

La mente absorbente permite al niño construir su propia identidad personal adaptada a la identidad social del medio en el que vive y crece.  El niño construye su personalidad en función de lo que le ofrece o le niega su entorno, por eso es tan importante crear un ambiente que le brinde todo aquello que necesite en cada momento.

“En los primeros años de su vida es cuando el niño prepara, gracias a su mente absorbente, todas las características del individuo, aunque sea inconsciente de ello. Además, a esta edad se aporta la ayuda educativa gracias al medio. Esta es, pues, la edad en la que el ser humano trabaja sin fatiga y asimila el conocimiento como un alimento vivificante” El método de la pedagogía científica, Maria Montessori.

¿Cuantas veces hemos oído la expresión “los niños son como esponjas, lo absorben todo”?

PLANOS DEL DESARROLLO

María Montessori distinguió cuatro periodos de desarrollo en los que, cuando se llega al límite de cada uno de ellos, notamos un niño nuevo con unas nuevas necesidades.

  • La primera infancia (0 a 6 años)
  • La infancia (6 a 12 años)
  • La adolescencia (12 a 18 años)
  • La madurez (18 a 24 años)

Conocer las etapas de crecimiento nos permite poder responder mejor a las necesidades tanto psíquicas como físicas del niño en desarrollo.

PERIODOS SENSIBLES

La mente absorbente del niño es guiada por fuertes instintos que María Montessori llama “periodos sensibles”. Los periodos sensibles son una fuerza interior que guía al niño a centrarse en un determinado aspecto de su entorno que necesita para su desarrollo y que corresponde con una etapa de su crecimiento.

Estos periodos sensibles le llevan a sentirse totalmente atraído a explorar, experimentar y aprender mediante determinados materiales que le permiten realizar actividades que le brindan las experiencias necesarias para la formación de su vida psíquica y física.

El niño elegirá libremente en su ambiente aquellos materiales y actividades que le permitan autoconstuirse en función de los periodos sensibles en los que se encuentre.

Los 6 principales periodos sensibles descritos por Maria Montessori fueron los siguientes:

  • Periodo Sensible del Orden (De 0-6 años)
  • Periodo Sensible del Movimiento (Desde el nacimiento hasta los 5-6 años
  • Periodo Sensible del Lenguaje (De 0 a 7 años)
  • Periodo Sensible de la perfección de los Sentidos (De los 0 a los 6 años)
  • Periodo Sensible de los Objetos Pequeños (De 1 a 6-7 años)
  • Periodo Sensible de la Vida Social (Desde antes de nacer haciendo un pico en los 6 años)

Otros periodos sensibles fueron también descritos. En el libro de Cómo educar niños maravillosos con el Método Montessori, de Tim Seldin podemos encontrar una breve descripción de cada uno de estos periodos sensibles, además de los anteriormente citados:

  • Periodo Sensible de la Escritura (De los 3 a los 4 años)
  • Periodo Sensible de la Lectura (De los 3 a los 5 años)
  • Periodo Sensible de la Cortesía y los buenos modales (De los 2 a los 6 años)
  • Periodo Sensible de la Música (De los 2 a los 6 años)
  • Periodo Sensible de las Relaciones Espaciales (De los 4 a los 6 años)
  • Periodo Sensible de las Matemáticas (De los 4 a los 6 años)

Poniendo un ejemplo, un niño que se encuentre en el periodo sensible de las matemáticas se verá impulsado a contar todos los objetos que le rodean como los coches, la comida de su plato… O un niño que se encuentre en el periodo sensible del movimiento se verá atraído por todo aquello que le ayude a perfeccionar sus movimientos como subir y bajar escaleras, hacer equilibrio en los bordillos…

Los periodos sensibles son transitorios y finalizan cuando se alcanzan las habilidades a las que van dirigidos. El aprendizaje de estas habilidades en estos momentos en los que los niños se encuentran en cierto periodo sensible es mucho más fácil y natural. Pero si se deja pasar este momento, el aprendizaje se hará mucho más difícil. De ahí la importancia de conocer cuáles son los periodos sensibles y permanecer atentos en el inicio de estos, para poder ofrecer a nuestros hijos e hijas un ambiente preparado con los materiales y las actividades adecuadas a cada periodo sensible por el que estén atravesando, y por lo tanto a sus necesidades en cada momento.

“Si el niño no ha podido obedecer las directrices de su periodo sensible, se ha perdido la ocasión de una conquista natural, se ha perdido para siempre” El niño, el secreto de la infancia, de María Montessori.